Document Type

Article

Publication Date

2008

Abstract

Supongamos que el Gobierno de la Ciudadde Buenos Aires planea construir una autopista que permita que sus habitantes se desplacen más rápidamente por esta congestionada urbe. Para que la obra sea posible, el Gobierno debe expropiar y demoler numerosas viviendas. Como es sabido, el poder expropiatorio significa que, en procura de la utilidad pública, el Gobierno puede privar a los individuos de su propiedad contra su voluntad. Recurriendo a la terminología acuñada por Calabresi y Melamed,[1] frente al poder expropiatorio, el derecho de propiedad de los dueños de esas viviendas no está protegido por una regla de propiedad, sino por una regla de responsabilidad: el Gobierno tiene derecho a “comprar” compulsivamente ese derecho a cambio de una indemnización.

[1] Véase“Property Rules, Liability Rules and Inalienability. A View of the Cathedral”, Harvard Law Review, vol. 85, 1972, pp. 1089-1128.

Comments

Paper delivered at SELA 2008, Property Rights, in Buenos Aires, Argentina, as part of the panel on “The Body as Property.”

Share

COinS