Document Type

Article

Publication Date

2010

Abstract

La Constitución es una amplia carta para el ejercicio del gobierno. Establece los órganos del Gobierno nacional y los limita en su ejercicio del poder. La Constitución se expresa en términos amplios en su mayor parte, y durante los pasados varios cientos de años, muchos principios han sido desarrollados para darles un contenido específico a esas expresiones generales.

Algunos de esos principios, como aquel que requiere la separación de poderes, son inferidos a partir de la estructura general de la Constitución. Otros, como es el caso del principio de no discriminación o (su alternativa) el de no subordinación, se encuentran enraizados en alguna provisión específica, como la de igualdad ante la ley, y tienen como propósito extender el contenido de tales cláusulas.

Se supone que ambos tipos de principio deben guiar a los funcionarios públicos en el desempeño de sus funciones e inclusive que, de ser necesario, el Poder Judicial debe obligar a dichos oficiales a respetarlos. Estos principios son tan parte de la Constitución como las palabras en el documento original, aunque se presenten ante nosotros como interpretaciones de aquellas palabras y que, por ende, puedan ser criticadas y–de ser preciso– reformuladas de una manera en que las frases del documento original no pueden serlo, salvo en caso de enmienda.

Comments

Trabajo presentado en el SELA 2010, dedicado al tema de Inseguridad, democracia y derecho en Santiago de Chile como parte de la sesión sobre “El encarcelamiento”.

Share

COinS